Nutrición saludable

¿No te cansa un poco escuchar una y otra vez que es necesario incluir frutas y verduras en nuestra dieta para tener una nutrición saludable?

Te lo dice tu abuela, tu mamá, tu doctor, tu nutricionista e incluso lo ves en numerosos anuncios de televisión, radio, en revistas… y ocurre por una buena razón ¡Porque es cierto!

La cantidad de beneficios para la salud que aportan las propiedades de frutas y verduras es invaluable. Son fundamentales para tener una alimentación saludable

 

Beneficios de incluir frutas y verduras en la dieta 

Es de saber general que las frutas y verduras son ricas en fibras, vitaminas y minerales, que su consumo aporta numerosos beneficios y que son cruciales para tener una buena salud. 

¿Pero tienes idea de cuáles son esos beneficios? Veamos los principales: 

1. Ayudan a prevenir enfermedades 

Las frutas y verduras aportan una gran cantidad de micronutrientes que fortalecen las células y las preparan para contrarrestar los agentes externos que amenazan el organismo. 

Además de que son la base de la dieta mediterránea, una de las mejores que puedes seguir. 

2. Fortalecen el organismo 

Las frutas y verduras son esenciales para mantener una buena función en el organismo. 

La vitamina C refuerza el sistema inmune y previene enfermedades como la gripe, la vitamina E y los betacarotenos tienen una acción antioxidante, por lo que previenen el envejecimiento.

3. Contienen pocas calorías 

Aportan menos calorías que otros tipos de alimentos y muchas más vitaminas y minerales, por lo que son ideales para controlar el peso. 

Es un error muy común pensar en comer menos para bajar de peso, pero la clave está en sustituir, no reducir. Si añades algunas porciones de frutas y verduras a lo que ya comes con normalidad, no vas a reducir tu peso, ya que estás añadiendo más calorías a tu dieta. 

La clave está en sustituir alimentos que no aportan nada bueno a tu salud como dulces, bebidas azucaradas, aperitivos y postres, por porciones de frutas y verduras salteadas. 

4. Contienen fibra 

Existen dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble. La primera reduce el colesterol y ralentiza el proceso digestivo. La segunda acelera el paso de la comida por el estómago y los intestinos.

Ambas son esenciales para tener una buena digestión y para controlar el peso al producir una sensación de saciedad.

La fibra la puedes conseguir mayormente en verduras como la lechuga, la zanahoria, el brócoli, las batatas, la acelga, la espinaca, entre otros. 

5. Contribuyen a una dieta más variada, menos aburrida y mucho más sabrosa 

Cuando optamos por comer frutas y verduras frescas, se estimula mucho más el sentido del gusto, ya que contienen tres de los cuatro sabores que existen, dulce, ácido y amargo. 

Con las frutas y verduras podemos disfrutar de una amplia gama de texturas, sabores, colores y olores, que ningún otro alimento sobre la Tierra posee. 

Además de beneficiarnos de todas sus bondades vitamínicas, minerales, nutricionales, antioxidantes e hidratantes. 

El contenido de este artículo, es de tipo informativo y ha sido consultado con fuentes médicas. Recuerde que cualquier consejo de salud, siempre debe ser brindado por un médico y en caso de dudas acerca de la alimentación visitar siempre a un nutricionista.